Cuidar la alimentación es el primer paso para evitar la osteoporosis

La fortaleza ósea, así como el correcto funcionamiento y desarrollo del organismo humano, están condicionados por los hábitos alimenticios que ha mantenido la persona desde sus primeros años de vida. Diversos estudios clínicos han demostrado que la ingesta abundante de calcio durante la niñez y la adolescencia es indispensable para prevenir la desmineralización ósea y conformar un depósito óseo suficiente para preservar las funciones músculo-esqueléticas.

El proceso de formación y endurecimiento de los huesos –osificación- suele completarse durante la tercera década de vida de las personas, por lo que se recomienda consumir una dieta rica en vitamina D y calcio, que permita la mayor absorción posible de dicho mineral. La doctora Ytzel Pérez, médico internista, señaló que mantener una adecuada nutrición desde la niñez es la mejor estrategia preventiva para evitar tener una baja densidad mineral ósea.

La Fundación Internacional de Osteoporosis recomienda que las personas, en especial las mujeres, ingieran entre 1200 y 1500 miligramos de calcio por día, esto provee los minerales necesarios para la correcta formación de los huesos y previene la osteoporosis, enfermedad caracterizada por una baja densidad ósea en las personas de edad avanzada, que aumenta el riesgo de presentar fracturas.

La especialista explicó que la mayor producción de vitamina D se obtiene por exposición moderada a los rayos solares, así como la ingesta de salmón, sardinas, huevos e hígado. El calcio, en cambio, está presente en la leche, sus derivados y algunos frutos secos, como las almendras, avellanas, nueces y pistachos, entre otros.

Otro mineral muy importante es el magnesio, que –junto con el potasio- también interviene en la formación de los huesos y debe ingerirse en proporción de un 50% con respecto al calcio. La avena, la lechuga, los espárragos, el trigo, la auyama y el melocotón, tienen un alto contenido de este mineral. La ingesta en proporciones adecuadas de estos alimentos contribuye a mantener una fuerte estructura ósea.

Respecto al consumo de cafeína, la especialista aseguró que estudios recientes confirman que la ingesta de esta sustancia no es un factor de riesgo en lo que a osteoporosis se refiere, especialmente en mujeres que consumen calcio en cantidades adecuadas. Por otra parte, aunque el alcohol no interfiere directamente en la pérdida de masa ósea, impide al organismo el proceso de formación de nuevo hueso, lo que aumenta el riesgo de quiebre de los huesos motivado por caídas.

Quienes no mantengan hábitos alimenticios saludables desde la infancia son más propensos a presentar osteoporosis. Una vez que la enfermedad ha sido diagnosticada se pueden emplear tratamientos coadyuvantes como la infusión anual de ácido zoledrónico 5 mg, indicado para mujeres menopáusicas que necesiten incrementar su densidad mineral ósea y reducir el riego de fracturas.

La Dra. Pérez indicó que previo a la administración del medicamento, los pacientes deben ingerir suplementos de calcio y vitamina D –según los valores de cada individuo- de dos a tres días antes de la infusión. Igualmente, recomendó mantener una hidratación adecuada, sobre todo en pacientes que reciben tratamiento con diuréticos.

Pérez aseguró que el calcio es, sin duda, el nutriente más importante en la prevención de la osteoporosis, por ser un elemento clave en la composición ósea. Un déficit de este mineral siempre es negativo para el hueso, por ello “sea cual sea la edad o situación fisiológica hay que asegurar un aporte adecuado de los nutrientes que intervienen en la formación ósea”, concluyó la doctora Ytzel Pérez.
.
.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*