Estudio demuestra que las toallas de taller lavadas pueden exponer a millones de trabajadores de la industria manufacturera de EE.UU. a una fuente imprevista de metales pesados

El análisis efectuado por Gradient señala como ciertos metales como el plomo permanecen en las toallas sometidas a prueba aun después de lavarlas. Los niveles pueden superar los criterios sanitarios de exposición fijados por las dependencias públicas como la Dirección de Protección Ambiental de EE. UU. (EPA), ATSDR y CalEPA
 
CAMBRIDGE, Massachussets, 21 de julio de 2011 /PRNewswire-HISPANIC PR WIRE/ — Gradient, una firma de consultoría en ciencias del medio ambiente y de riesgo reconocida en el ámbito nacional, anunció el día de ayer la publicación de un estudio en el que se encontraron niveles elevados de metales pesados en las toallas de taller lavadas sometidas a prueba. El estudio denominado "Evaluation of Potential Exposure to Metals in Laundered Shop Towels" (Evaluación de la exposición potencial a metales por toallas de taller lavadas) expande los hallazgos de un análisis anterior publicado en 2003 y concluye que aun después del lavado comercial, las toallas estudiadas retienen niveles elevados de metales.
 
Esto puede causar una exposición de los trabajadores superior a las normas oficiales que se basan en diversos efectos sobre la salud como el cáncer. Además, las toallas de taller sometidas a prueba pueden exponer de manera imprevista a nuevos metales que normalmente no se encuentran en las instalaciones.
La exposición a metales pesados a través de las toallas de taller puede superar los límites sanitarios establecidos
Gradient comparó las cantidades estimadas de metales ingeridos contra varios criterios sanitarios, desde los establecidos por la Dirección de Protección Ambiental de EE. UU. (Environmental Protection Agency, EPA) y la Dirección para el Registro de Sustancias y Enfermedades Tóxicas (Agency for Toxic Substances and Disease Registry, ATSDR), una dependencia federal de salud pública del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU. (Department of Health and Human Services). Además, la ingestión estimada de metales se comparó con los límites normativos sobre los efectos cancerígenos o reproductivos de la Propuesta 65 de la Dirección de Protección Ambiental de California (CalEPA).
 
El estudio de Gradient determinó que la exposición promedio a siete metales (antimonio, berilio, cadmio, cobalto, cobre, plomo y molibdeno) en trabajadores que utilizan una cantidad típica de toallas por día puede superar las normas sanitarias establecidas por estas dependencias. Por ejemplo, con base en los cálculos tratados en el estudio de Gradient de 2011, un trabajador puede ingerir hasta 3,600 veces más plomo por día sobre el límite recomendado por CalEPA. La exposición excesiva a largo plazo a los metales puede causar riesgos de salud.
El problema del desconocimiento de los trabajadores de la exposición a metales pesados
Los trabajadores no pueden ver, oler ni sentir los metales pesados contaminantes en toallas de taller lavadas y "limpias", por lo que no son conscientes de que las toallas pueden contener niveles elevados de pequeñas partículas metálicas imperceptibles a simple vista. Al manipular las toallas, los trabajadores pueden pasar estos metales de las manos a la boca de manera
inconsciente. La ingestión de metales por contacto de las manos con la boca representa una ruta importante de exposición a los metales según lo reconocen diversas dependencias federales incluyendo EPA, ATSDR y la Comisión de Seguridad de Productos de Consumo (Consumer Product Safety Comisión, CPSC) y la Dirección de Salud y Seguridad Laboral (Occupational Safety and Health Administration, OSHA).
La Asociación Nacional de la Industria Manufacturera (National Association of Manufacturers) calcula que cerca de 12 millones de estadounidenses o nueve por ciento de los trabajadores se emplean en la industria de la manufactura. En todos los giros industriales, desde la fabricación de equipo y la industria de la impresión hasta la industria de la aviación y la industria automotriz, la industria de envasado de alimentos y bebidas y la industria de fabricación de equipo médico, los trabajadores utilizan toallas de taller lavadas para limpiar el equipo y limpiarse las manos y la cara. Posteriormente, las lavanderías industriales recogen las toallas de diferentes empresas, las lavan juntas y las devuelven para su reutilización en las mismas u otras empresas.
"La industria manufacturera enfrenta un problema imprevisto de exposición laboral: los empleados que utilizan solo una o dos toallas de taller al día pueden estar expuestos a niveles elevados de metales pesados comparado con las normas sanitarias de exposición", apuntó Barbara Beck, Ph. D. DABA, directora de Gradient quien ha testificado ante el Congreso de EE. UU. sobre cuestiones de toxicidad por plomo. "Sin saberlo, los trabajadores de la industria manufacturera pueden estar ingiriendo ciertos metales pesados en niveles elevados a partir de una fuente imprevista. En el caso de algunos de estos metales, las cantidades ingeridas pueden ser superiores a las permitidas por día en el agua potable. Debido a que las toallas se utilizan y luego se lavan muchas veces y a menudo se regresan a empresas distintas de las originales, los trabajadores pueden estar expuestos a metales que no están presentes en su ambiente laboral".
Los investigadores de Gradient comisionados por Kimberly-Clark Professional analizaron los datos de las toallas de taller lavadas remitidos por 26 compañías de distintos giros industriales de manufactura establecidas en Norteamérica. Las toallas se sometieron a prueba en un laboratorio independiente. Gradient encontró niveles significativamente más elevados de contaminación que en el estudio 2003 de diseño similar.
Se encontraron más metales pesados en niveles superiores a los criterios sanitarios de exposición: Un trabajador que utiliza la cantidad típica de toallas de taller lavadas por día (12) puede estar expuesto a niveles de antimonio, berilio, cadmio, cobalto, cobre, plomo y molibdeno superiores a las normas sanitarias establecidas por las dependencias regulatorias.
Las toallas sometidas a prueba están más sucias: Se observó que la concentración de seis metales distintos, aluminio, bario, calcio, cobre, magnesio y sodio, era significativamente más elevada que en las toallas sometidas a prueba en el estudio original de Gradient de 2003.
Se detectan más metales con mayor frecuencia: Rutinariamente se encontró una gran diversidad de metales pesados en las toallas de taller sometidas a prueba. De los 29 metales estudiados, 26 se encontraron en más del 90 por ciento de las toallas sometidas a prueba.
 
Es improbable que los metales encontrados en las toallas provengan de una sola fuente industrial. Por ejemplo, generalmente el berilio no se utiliza en la manufactura de productos, pero se encontró en un gran número de toallas. Las lavanderías juntan las toallas de diversas industrias antes de lavarlas, lo cual puede ser la causa de este hallazgo.
El nuevo reporte denominado" Evaluation of Potential Exposure to Metals in Laundered Shop Towels" (Evaluación de la exposición potencial a metales por toallas de taller lavadas) está a su disposición en www.thedirtonshoptowels.com.
Acerca de Gradient
Gradient es una firma de consultoría en ciencias del medio ambiente y de riesgo reconocida en el ámbito nacional en las especialidades de toxicología, epidemiología, evaluación de riesgos, seguridad de productos, destino de contaminantes y química de transporte y ambiental. La empresa ayuda a clientes nacionales y extranjeros a resolver sus complejos problemas relacionados con la presencia de sustancias químicas en el ambiente, en el lugar de trabajo y en los productos de consumo. Los funcionarios y científicos principales de Gradient son reconocidos como expertos en el ámbito nacional y como promotores activos de la ciencia. Para mayor información visite www.gradientcorp.com.
FUENTE  Gradient

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*