Sedentarismo ataca salud pública


Falta de ejercicio alcanza 91% en países en vías de desarrollo

La inactividad física es ya una epidemia mundial y uno de los graves problemas de salud pública[i]. Su prevalencia se estima que va desde un 4 hastaun 84% en los países desarrollados y de un 17 hasta un 91% en los países en vías de desarrollo[ii].

Sus principales consecuencias se manifiestan en enfermedades crónicas no transmisibles (ECNT), tales como obesidad, diabetes, hipertensión, enfermedades pulmonares y cardiovasculares, así como algunos tipos de cáncer.

Según el Fisiólogo Clínico del Ejercicio de la Universidad Nacional de Costa Rica, Felipe Araya; recientes investigaciones epidemiológicas y científicas sugieren que las personas menos activas físicamente y con una baja capacidad cardiorespiratoria, tienen una mayor probabilidad de desarrollar estas enfermedades crónicas en años posteriores.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que para el año 2030 la mortalidad como resultado de dichos padecimientos en los países en vías de desarrollo será de alrededor del 65% del total de muertes[iii]. Tan solo la enfermedad cardiovascular ocasiona 17 millones de muertes en el mundo, seguida por el cáncer (7 millones), enfermedades pulmonares (4 millones) y la diabetes (1 millón); con base en el estudio The Global Burden of Chronic Diseases efectuado en el 2004[iv].

La historia latina

En los países latinoamericanos la prevalencia de inactividad física es también elevada, según datos de la Organización Panamericana de la Salud (OPS)[v]. Un estudio realizado en Brasil y publicado en la revista del Colegio Americano de Medicina del Deporte (ACSM, por sus siglas en inglés)[vi] determinó que el 41% de su población no realiza ningún tipo de ejercicio físico; la muestra incluyó a 3.182 sujetos con edades mayores a los 20 años.

Actuar a tiempo

Estilos de vida activos y saludables deberán emplearse con urgencia para evitar que las cifras de muertes continúen en aumento. Basta ejercitarse durante 30 minutos de intensidad moderada, al menos cinco veces por semana, para evitar los graves efectos de la obesidad.

El Dr. Araya señala que no es necesario que el ejercicio consista en realizar solo algún tipo de deporte; “caminar a buen ritmo, subir y bajar escaleras, andar en bicicleta, hacer jardinería o realizar actividades domésticas, es suficiente para obtener los mismos beneficios”.

A nivel fisiológico, ejercitarse disminuye el trabajo del corazón y los triglicéridos, reduce la presión arterial y la resistencia a la insulina, y contribuye a mejorar la fuerza de músculos y tendones[vii].

En la balanza correcta.

Lograr un equilibrio calórico es fundamental para mantener un peso saludable.

Los alimentos y las bebidas consumidas balanceadamente colaboran a que el organismo obtenga la energía suficiente para el trabajo diario. La actividad física regular contribuye a aumentar el gasto calórico.


Es importante analizar los hábitos alimentarios y practicar actividad física con regularidad para lograr un balance entre la ingesta y el gasto de calorías, esto con el fin de poder llevar un estilo de vida activo y saludable.



[i] Blair SN. Physical inactivity: the biggest public health problem of the 21st century. Br J Sports Med 43: 1-2, 2009.

[ii] Ángulo-Castro JM, Tacsan-Chen L, Ascencio-Rivera M, Sancho-Jiménez AE, Claramunt-Garro M, Herrera-Canales F, Rodríguez-Aguilar S, Cunningham L, Del Río-Olivera LF, and Wong-McClure R. Encuesta de Diabetes, Hipertensión y Factores de Riesgo de Enfermedades Crónicas. Organizacion Panamericana de la Salud 1-122, 2009.

[iii] Mathers C, and Loncar D. Updated projections of global mortality and burden of disease, 2002–2030: data sources, methods and results. Geneva: World Health Organization. 2005.

 

[iv] Yach D, Hawkes C, Gould CL, and Hofman KJ. The Global Burden of Chronic Diseases. JAMA 291: 2616-2622, 2004.

[v] Ángulo-Castro JM, Tacsan-Chen L, Ascencio-Rivera M, Sancho-Jiménez AE, Claramunt-Garro M, Herrera-Canales F, Rodríguez-Aguilar S, Cunningham L, Del Río-Olivera LF, and Wong-McClure R. Encuesta de Diabetes, Hipertensión y Factores de Riesgo de Enfermedades Crónicas. Organización Panamericana de la Salud 1-122, 2009.

[vi] Hallal PC, Victora CG, Wells JCK, and Lima RC. Physical Inactivity: Prevalence and Associated Variables in Brazilian Adults. Med Sci Sports Exerc 35: 1894–1900, 2003.

 

[vii] Haskell WL, Lee IM, Pate RR, Powell KE, Blair SN, Franklin BA, Macera CA, Heath GW, Thompson PD, and Bauman A. Physical Activity and Public Health: Updated Recommendation for Adults from the American College of Sports Medicine and the American Heart Association Med Sci Sports Exerc 39: 1423-1434, 2007.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*